viernes, 27 de febrero de 2015

LA SANTA Y GRAN CUARESMA

Es un tiempo muy valioso, en el cual nos preparamos para la gran  fiesta de la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo, es un tiempo de renovación espiritual, de  devoción, de oración, de ayuno y de ayuda a los mas necesitados. Es un tiempo de arrepentimiento, una verdadera renovación de nuestras almas, corazones y obras, en conformidad a Cristo y a sus enseñanzas. Es el tiempo, sobre todo, de nuestro retorno a los grandes mandamientos de amar a Dios y al prójimo.


En la Iglesia Ortodoxa, la gran cuaresma es el tiempo de la alegría  y la purificación, estamos llamados a “perfumar nuestros rostros” y a “purificar tanto nuestros cuerpos como nuestras almas.” Los primeros himnos del primer oficio que se celebra en la gran cuaresma nos muestran el carácter propio de este tiempo.